BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS »

11/1/10

Confio en Ti

Cogí mi mochila y fui a la cocina. Comí un simple tazón de cereales minutos luego llego Nicolás con unas grandes ojeras bajo los ojos. Como si tuvieran días en vez de horas.


- ¿Estás bien?

- Los-vecinos-de-arriba –dijo separando cada palabra –no-me-dejaron-dormir

- ¿Qué? –dije con una ceja levantada.

- ¡Ugh! –grito y se tiro en el sillón de la sala -¡No lo soporto! ¡Demasiada lujuria!

- ¡Ouch! Si es incomodo –murmure luego de haber visto lo que el…percibía del piso de arriba.

- ¡¿Tú crees?! –se paro del sillón de un salto y salió por la puerta hecho una furia. Lástima que se encontró con Ivana, ahí, justo enfrente de él. Ya le había escuchado venir hace unos segundos, pero como Nicolás estaba tan enojado que ni cuenta se dio.

- Hola… -susurro, algo asustada, Ivana.

- Tranquila, solo no tuvo una buena noche –le aclare. Ella soltó un suspiro, en sus pensamientos vi que pensaba que estaba así por verla a ella. –Buenos días –dije entre risas.

- Buenos días… -dijo vacilante – ¿De qué te ríes?

- De ti –en mi cerebro se formo un plan, algo macabro, pero podía servir con mi “misión” [tono irónico] –eres tan dulce –me acerque a ella y la abrace.

Pude ver los pensamientos de confusión de Ivana y los de furia y odio de Nicolás. Reí en mi mente y continúe abrazando a Ivi. Su nuevo apodo. Sé que me escuchas, Nicolás. Pensé solo para él.
Pude notar el sonrojo de Ivana cuando la tome de la mano y salí por la puerta.
Le abrí la puerta de mi carro y ella subió luego de dudar unos segundos.

- ¿Por qué haces esto? –me dijo Ivana, luego de un buen rato de cómodo silencio, mientras íbamos directo al colegio.

- Es que… -pensé en la mejor forma de decírselo –bien, se que te gusta Nicolás –sentí sus mejillas teñirse de rojo –te voy a decir la verdad porque confió en ti, y sé que algún día terminare contándote, pero debes prometerme que no dirás nada.

- No entendí nada, pero como eres mi amigo…confiare

- ok –me fije en la hora, bien, tenia media hora. Me estaciones en una cafetería que estaba cerca del colegio. Frene y me gire a un rostro algo sorprendido de Ivana –supe que te gustaba Nicolás porque lo “oí” en… -iba a continuar pero mi puerta se abrió de golpe.

- Ni se te ocurra abrir la boca –me dijo furioso

- De verdad no veo el problema, al final ustedes terminaran juntos y tu le dirás todo –ambos se sonrojaron, yo solo puse los ojos en blanco –Así que cuanto antes mejor, ¿no?

- Esta bien, pero…ahora no, tenemos clases y puede que esto tarde –simplemente asentí.

- Hablamos luego de clase –le dije a Ivana, juro que su expresión valía oro, tenia millones de emociones cruzada por la cara. Confundida de lo que trataba de decirle. Avergonzada de lo que yo había dicho sobre ella y mi amigo. Y otras emociones que destacaban una más que otra. –Lo prometo.

Hice una X en el lugar exacto en donde estaba mi corazón, prometiéndole contarle todo. Ella asintió y seguí con el camino al colegio.
En la entrada varios se quedaron mirando como ayudaba a bajar a Ivana. La mayoría chicas envidiosas. Nicolás estuvo a nuestro lado en un segundo. Me despedí con la excusa de que tenía clase en otro pabellón, pero bien sabían ellos que era para dejarles a solas.
Durante clases escuche más pensamientos parecidos al del primer día y a los de la entrada. Me removí fastidiado en mi asiento. Clase de matemática, ciencia e historia y salí disparado a la cafetería. No iba a dejar que unos tontos profesores aficionados a las tareas me arruinaran el almuerzo.
Cogí otra vez un paquete de galletas pero también una gaseosa. Busque la mesa en la que nos habíamos sentado ayer. “Misteriosamente” la mesa estaba vacía y la mayoría de los estudiantes miraban ahí, como esperando que alguien se siente y atacar. Irónico, pero verdad. Con la fuente casi vacía me dirigí a aquella mesa, que en estos momentos, me aterraba. Me senté, tratando de bloquear los pensamientos de todos y poder disfrutar mi comida con tranquilidad, pero…

0 flechazos: