BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS »

8/1/10

Tarde de Compañia

Llegue a una pizzería y blablá, lo típico. Estaba a subiendo las escaleras para por fin poder llegar a mi departamento, cuando choque con alguien. No me había percatado que estaba ahí.


- Lo siento, no te vi –dije disculpándome, le había votado todo, me agache a recoger todo.

- ¿Por qué tendrías que hacerlo? –murmuro, pero aun así le escuche

- ¿Qué? –dije entregándole todo. Levante la vista y me encontré con una chica de cabello castaño claro y ojos azules, los cuales me miraban atentamente.

Me pare por completo y le ofrecí mi mano ya que ella seguía tendida en el suelo, mirándome absorta. Ella la tomo dudosa.

- Soy Alex y ¿tu? –le pregunte. Eso ya lo sabía pero por ser cortés. Ella me miraba directo a los ojos de un segundo a otro se sonrojo, dándole un tono rojizo a sus mejillas.

- Eh…me llamo Brenda –miro directo a nuestras manos, que seguían unidas, no me había percatado de eso.

- Un gusto –me agache y sosteniendo su mano, aun, le di un beso. Vi a su rostro y estaba totalmente sonrojada –y lamento lo de antes.

- N..no...f..fue…n..nada –tartamudeo, me reí bajo y eso hizo que sus mejillas se volvieran a teñir de rojo.

- ¿Vives aquí? –dije con sincera curiosidad y soltando de a pocos su mano.

- No…si…algo así… -dijo entrecortándose

- No entiendo –le dije con una sonrisa.

- Complicado –respondió en un susurro.

- ¿Deseas contarme o te incomoda? –dude un poco en decir eso.

- Pero…tardaría y no quisiera hacerte perder tiempo.

- No importa, mi amigo y su novia están dentro, así que tendremos nuestro espacio, ¿Quieres pasar? –dirigí mi mano a la puerta, señalándola.

Ella asintió tímidamente. Abrí la puerta y le invite a pasar. Dentro ya me esperaban las quejas de Nicolás de porque había llegado tarde, a lo que el hurgo en mi mente y mostro una sonrisa maliciosa. Yo hice lo mismo, solo, para saber lo que había pasado en mi ausencia. Por lo que se, interrumpí un momento…importante. Reí algo fuerte.

- Oye, es el primer día –le reprendí a Nicolás.

- ¡Brenda! –intervino Ivana que pego un salto y estaba abrazando a mi invitada.

- Mi invitada, ¿eh? –se bufo Nicolás en pensamientos.

- Cállate, yo no fui el que estuvo solito en el departamento con una chica, que conoce de un día –me defendí.

Sonreí al ver la mirada desafiante y asesina que me mando Nicolás. Eso hizo que me volviera a reír. Me gire a ver a las chicas, las cuales hablaban muy animadamente.

- Te tardaste demasiado, la pizza ya debe de estar fría –chillo Ivana, solo me reí ante su tono de voz.

- Fue mi culpa –Brenda hablo tan bajo que casi ni se le escucho.

- Como sea, tengo hambre

La noche paso tranquila, Ivana y Brenda se fueron a eso de las 8. Se supone que íbamos a hacer las tareas juntos, pero ya que. Nos la pasamos hablando de cualquier cosa, Ivana ya se había soltado con nosotros a pesar de conocernos recién hoy día. Brenda…no hablo mucho, solo respondía con monosílabos o simplemente se quedaba callada. Yo no perdía la oportunidad de lanzar indirectas a Ivana, sobre Nicolás, pero al parecer ella ni cuenta se daba. Nicolás, pues, si se daba cuenta, pero no sabía cómo devolvérmelas así que solo me miraba con cara de pocos amigos.

Hicimos las tareas cada uno en su habitación, la cual estaba decorada algo más moderna, pero parecida a nuestras habitaciones del campus, allá. Ignore por completo la decoración, bueno, casi, termine mis pendientes y me tire a la cama. A penas mi cabeza hizo contacto con la almohada quede completamente dormido. Un sueño profundo a veces no hacía nada mal.

Desperté demasiado temprano, serian las 4 de la mañana, me quede recostado en mi cama, pensado en como llevaría a cabo mi encargo. No se me ocurría nada. Podía flirtear con algunas chicas frente a sus verdaderos amores, pero, las chicas podrías engancharse y olvidarse por completo de los otros y yo me metería en un gran problema. El día en el que se revisaría todo mi progreso seria el 14 de febrero, más conocido como, “San Valentín”, como odiaba ese día, en nuestro mundo no dejaba de ser acosado por chicas que tenían segundas intenciones. Anastazia no se hacía faltar ese día, y algo de lo cual le agradecería mucho, aunque lo niegue, me ayudaba alejando a las demás. No sé cómo, pero al parecer las otras chicas se sentían intimidadas con Ana. Se formo una sonrisa en mi rostro recordando todo lo que había hecho Anastazia para llamar mi atención, todo un fracaso.

Mire la hora del reloj que estaba en una mesa de noche al lado izquierdo de mi cama. Me había pasado 2 horas metido en mis pensamientos. Me levante de golpe y me metí al baño, a darme una ducha de agua caliente, a ver si eso ayudaba algo. Me puse la ropa más sencilla que pude, tratando de no llamar la atención. Una simple camisa blanca y unos pantalones caquis. Cogí mi mochila y fui a la cocina. Comí un simple tazón de cereales minutos luego llego Nicolás con…

0 flechazos: