BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS »

26/4/10

Avancee

Wooo lo siento desapareci de blogger jejeje pero resultaa qe estoy entrando proto en examenes y luego me voy de viajee jejeje bnooo juro qe voy a tener por lo menos 3 caps listos y psss un adelantitos de los siguientes 3, son frases sueltas, pueeede qe sean del mismo cap o del 4 o del 5 jajajaj suuuspenso

- ¿Que quieres de mi? –dije

- Alex, solo puedo sentir algo –suspiro, el sabía que yo no quiera escucharlo, pero aun así lo iba a decir –ya sabes que es, y es verdadero amor a ella.

- Al parecer el flechado fui yo

- ¿Me estas invitando a salir?

-Solo lo hice porque…no puedo evitarlo, Cupido, estoy enamorada de ti y hare lo que sea para que tu lo estés de mi

- No, no es lo que piensas, te lo juro por lo más sagrado de mí, yo…

4/4/10

¿Pocion? - N Pov's


- A..ale…ex –tartamudee –tu…
- ¡NO! –grito al mismo tiempo que se paraba ayudado con la mesa –no estoy…
- Cariño, siéntate, por favor –Anastazia tiro de la manga de Alex.
Yo seguía inmóvil por lo que acababa de sentir. Se supone que el no puede, no, el no puede y punto, pero yo jamás me he equivocado y menos con respecto a los sentimientos. Alex estaba viendo mis pensamientos y cada vez se ponía mas rojo, y yo sabía perfectamente lo que pensaba y sentía. El no estaba avergonzado, estaba completamente furioso.
Salió de la cafetería echando humos. Todos los que estaban por donde el paso  se le quedó mirando. Mire a Ivana, Anastazia y luego, de nuevo, a Ivana.
- Ve –no hablo, solo movió los labios. Me quede más de unos segundo viendo sus labios, pero para cuando reaccione me pare y salí corriendo por la entrada.
Estuve vagando por los pasillos en busca de Alex, revisando cada uno de los pensamientos, ninguno había visto pasar a Alex. Voltee en el pasillo de la sala de música y choque con una chica, la recordaba de algún lado pero no sabía de dónde. La sostuve de un brazo para que no se cayera. La solté y ella se enderezo, se alejo unos cuantos pasos y se sonrojo a más no poder.
- H...hola Nicolás –fruncí el seño, ¿de dónde me conocía? No pude evitar escuchar sus pensamientos, ella los estaba prácticamente gritando en su inocente mente.
- ¡Brenda, hola! –la abrace efusivamente al recordarla. Cuando la solté, sus mejillas se habían de un tono más rojo, si es que eso era posible. -¿Has visto a Alex? –pregunte de frente.
- Eh…pues…sí, creo que se fue para allá –señalo al fondo del pasillo, en donde habían unas puertas de vidrio que daban al patio.
- Gracias –la abrace de nuevo y le bese la mejilla.
Salí corriendo a lo largo del pasillo. Podía sentir unas miradas posándose en mi espalda mientras corría, no me sorprendió que fueran más chicas que chicos, pero qué más da, en la única chica en la que estoy interesado se encuentra ahora mismo en la cafetería, sentada con mi peor pesadilla, la chica más rara y pesada que jamás he conocido en mi vida.
- No pienses así de mi… -escuche a Alex -¡¿Qué mierda me está pasando?!
Automáticamente me lleve las manos a la cabeza, demonios, el había gritado muy fuerte. Se disculpo y me dirigí a donde se encontraba.
Estaba sentado en el piso, detrás de la pared que daba a las canchas de básquet. Tenía la cabeza escondida entre sus rodillas mientras las abrazaba.
Parecía una niñita asustada que lloraba por alguna razón tonta.
Se quejo y me grito. Me senté a su lado. Le explique claramente lo que había presentido, con respecto a los de sus sentimientos. El seguía negándose, según él, jamás iba a poder sentir, eso, le habían dicho claramente que para él estaba prácticamente…no podía. No puede enamorarse de nadie, no puede sentir ese sentimiento, a menos que sea…
- Si, si, lo sé, solo habrá una excepción, pero para mí eso es imposible.
- Como sea, si es imposible como es que…
- ¡ESTUPIDA POCION! –grito de la nada, las personas que pasaban se le quedaron mirando, pero luego continuaron como si nada hubiera pasado. –ya sé que me paso, no puedo enamorarme y menos de Anastazia. Es-im-po-si-ble –dijo lentamente.
- Ya lo sé, llama a Anastazia en este momento y habla con ella.
- No, se la voy a devolver -en su rostro ya se formaba una sonrisa maliciosa.
- ¡No!
- ¿No que la odiabas?
- Si, pero no soy de esos, Alex, yo no me vengo, prefiero hablar con ella, los… -señale arriba –ya se encargaran de ella.
- Aguafiestas –me dijo –Bueno…ya que estamos aquí ¿me podrías decir porque odias a Anastazia?
- ¿Por qué preguntas si ya sabes la respuesta? –respondí confundido, y tratando de que el entendiera de que no quería hablar de esto, pero le conozco lo suficiente para saber que no lo haría.
- No, no lo sé, prefiero que me lo cuentes, tu estas evitando tocar ese tema y si haces eso yo no puedo enterarme de nada –lo dijo como si fuera la cosa más lógica del mundo. Si, claro…
- Ya, ya luego te cuento pero exactamente no entiendo lo de la poción.
- Ay, señor inteligente –su sarcasmo dolió.
Estúpido lector de mentes, le dije una vez que estallo en carcajadas luego de escuchar lo que pensé.
Le tuve que dar un buen golpe en las costillas para que parara. Respiro profundamente tres veces y luego me volvió a llamar aguafiestas.
 Aun sigo sin entender porque me pusieron con este, me pude haber quedado allá estudiando, yo estaba por terminar mi carrera, tan solo me quedaba un semestre. El directo me había nombrado como sobresaliente tres o cuatro veces, solo porque aun tengo 17 años y ya estaba terminando, pero que puedo decir, se me dan bien los estudios y puedo asegurar que a Alex no le va nada bien.
- Deja de criticarme, como sea, ¿tienes la menor idea de cómo quitarme el efecto de la posion? –sonaba irritado, seria mejor hablar (criticar) de el a sus espaldas.
- No –respondí sin vacilar
- ¿Y ahora qué? –chillo
- Tengo un amigo que se especializa en eso, pero primero TIENES que hablar con Anastazia, y procura no volver a besarla en público, casi me ahogo de los…sentimientos que fluían de ella y de ti…también
Su cara no tenia precio, parecía que hubiera visto un fantasma, o que recién le acaban de decir algo…horrible. Le di un golpe en la cabeza y le empuje dentro del colegio, ya había sonado el timbre y teníamos que entrar.